Inicio

En un millar de canciones caben dos milenios de un pueblo, la idiosincrasia y el bien inmaterial de la identidad. En el caso de Los Sabandeños, medio siglo no es nada, a modo de tango, pues han trascendido de parranda a institución, y su cornucopia musical no se agota en el tiempo, adquiere forma de cauce, de intemporalidad, es la rosa de los vientos con los rumbos marcados en todas las direcciones. Es América y España una misma canción. Esa es la hazaña de este grupo, que abrió las compuertas musicales entre dos continentes y un día introdujo el contrabajo.

Ese fue el molde. Suya es una manera de cantar, concebida por Quique Martín y Elfidio Alonso. Y a su mirada desinhibida debemos el rescate de un folclore desdeñado como el bagazo de la cultura oficial. De ese  modo resurgieron el baile del canario o los aires de Lima, que asombraron  a Alonso y Julio Fajardo. Las crisis sabandeñas, narradas y desangradas en libros y periódicos, dejaban exhausto al grupo, pero la suma de esos desencuentros y vendajes le dio fama de especie a proteger, a riesgo de extinción. Hoy el grupo es un endemismo, como el drago, en la botánica de nuestro inconsciente colectivo, con su pica museística en su flandes lagunero. Y sigue siendo una fábrica de discos innovadores en medio de una quiebra de inspiración nacional en la canción.

No creo en un elixir sabandeño de juventud, si en su pan metron (la medida justa), en su capacidad de reinventarse atrayendo ‘benitocabreras’ , folclorólogos al estilo de  Agapito Marazuela y Elfidio Alonso, dos elefantes con alas de mariposa sobrevolando los aires musicales en un vasto territorio de musas. Alonso, el papa de Los Sabandeños, está tardando en mandarle al papa Francisco un estuche che de los discos y dioses de su repertorio, con el poeta Hamlet Lima Quintana recitado por Valdano (te cuento como vivo en Tenerife), el místico Falú y el  mítico Yupanqui. En Cosquín casaban cuecas y zambas con isas, en el 86. Yo estaba junto a un medroso Facundo Cabral mientras Los Sabandeños cantaban bajo una ola de pañuelos, bendecidos por Julio Marvin, en la catedral de la canción de Córdoba (Argentina). España no conoce otro caso sabandeño, ni en América Latina hay grupos con tanto canto tanto tiempo.

En Cataluña tuvieron a Els Setze Jutges y la nova cançó; Aragón a Labordeta; los extremeños a Pablo Guerrero (Cántaros), o los valencianos a Raimon (Al vent). Y Canarias tiene a Taburiente (de gira), Caco Senante (con 40 musicales años), Pedro Guerra, Rosana, Andrés Molina, Botanz… y Los Sabandeños, profetas en su tierra y decanos de la música popular hispanohablante. Una cima de la canción en español. No les darán el Príncipe (o Princesa) de Asturias y será una más. Tampoco le dieron el Nobel a Galdós.

*** Artículo publicado por Carmelo Rivero

El Cabildo de Tenerife, en sesión ordinaria del consejo de gobierno celebrada el pasado día 23, acordó elevar propuesta de concesión a Los Sabandeños de Los Premios Princesa de Asturias 2015. Esta iniciativa surgió originariamente del grupo vallisoletano Dos Orillas y ha encontrado respaldo en nuestra máxima institución insular. Ya sólo este gesto nos hace sentir muy orgullosos. ¡Gracias!

SABANDEÑOS-PARLAMENTO 033-"Nadie con más derecho, ni con más nobles y altas razones puede sentirse en su Casa que todos ustedes, por tanta felicidad y gloria como han dado a nuestra gente y compartido con los públicos que les han aplaudido de norte a sur, de oriente a occidente". Estas son palabras del presidente del Parlamento, Antonio Castro, en la entrega a "Los Sabandeños" de una placa conmemorativa que acredita la especial valoración de la primera institución de Canarias a este grupo que ha paseado el nombre de Canarias por el mundo y que fue fundado hace 50 años.

Elfidio Alonso recogió esta distinción en nombre del grupo y realizó un recorrido por la historia de la agrupación musical, con una mención especial a la figura de Enrique Martín. Asimismo, evocó la vinculación del edificio parlamentario con Los Sabandeños, que se remonta a finales de los años 60, cuando grabaron “La antología del folclore canario” en el Conservatorio de Música de Tenerife, sede actual del Parlamento de Canarias.

En el acto, que tuvo lugar en la sala de presidentes de la Cámara legislativa, estuvieron presentes los miembros de la Mesa del Parlamento, Julio Cruz, Cristina Tavío y José Miguel González, así como una representación del citado grupo musical.

Acuerdo de la Mesa

En el acuerdo de la Mesa por el que se concede esta distinción se recuerda que “los Sabandeños promovieron una revolución sin precedentes en la música popular de Canarias, desde la investigación de sus fuentes originales hasta las variedades y modos de ejecución de agrupaciones, parrandas, músicos y cantantes de las siete islas, porque nacieron con acreditada vocación regional”.

Además, el texto señala que “de la conservación de las bases más puras del folklore canario y de las geniales aportaciones que lo renovaron e hicieron accesible a todas las generaciones y todos los públicos, construyeron un cancionero propio que, en sus distintos temas y vertientes, se convirtieron en auténticos himnos sentimentales del Archipiélago”.

Por último recoge su entrada en músicas de la América hispana y en géneros históricos que le valieron el reconocimiento unánime de críticas y públicos de Europa y América, así como premios y distinciones internacionales que suman a las condecoraciones otorgadas por las primeras instituciones insulares, desde el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife, hasta numerosos municipios isleños que “los han adoptado como representantes legítimos de la música que identifica y une a todos los canarios”.

*** Nota de prensa emitida por el gabinete de prensa del Parlamento de Canarias. Fotos de Guillermo Wangüemert


Este mes de febrero empezamos una programación especial en nuestra sede (Calle Capitán Brotons, La Laguna) como parte de la celebración de nuestro 50 aniversario. El 7 de febrero acogeremos la actuación de Luis Pastor. Aforo limitado. Puedes conseguir tu entrada en nuestra sede en horario de mañana.

Luis Pastor es uno de los cantautores españoles más consolidados de las últimas décadas. En este tiempo presente, el extremeño se enfunda de nuevo la guitarra y sale a la carretera. Atrás quedaron los años de discos como ‘Soy’ o ‘Pásalo’ pero lo que se conserva es una innata tendencia hacia la crítica de la que no se salva nadie. El autor de Berzocana, Cáceres, sigue dando muestras de su capacidad vocal y de su ingeniosa sátira a la hora de describir los situaciones de nuestro tiempo.Luis pastor

Pastor empezó su carrera musical en los años 70, cuando llegó al barrio de Vallecas, a la colonia de Sandi, ahí se labró escuchando a los cantautores imprescindibles del género como Paco Ibáñez y sus cintas memorables en el Olimpia parisino. Poco a poco, fue haciéndose un nombre en las casas parroquiales y centros juveniles así como en algunas reuniones de amigos. Es cierto que estos locales no tenían las requeridas infraestructuras pero esto no era óbice para que un joven Luis diese todo de si para llenar las ansias de libertad de los jóvenes madrileños. Al mismo tiempo no descuidó algunas visitas internacionales a Alemania, Francia y Bélgica.

De manera natural empezaría a editar algunos discos como su primer sencillo en 1972, que contenía ‘La huelga del ocio’ y ‘Con dos años’. También memorable fue aquella famosa adaptación musical de ‘El niño yuntero’ de Miguel Hernández, poeta de Orihuela proscrito por la dictadura franquista. Los primeros contratos empezarían a traer más ediciones como ‘Vallecas’ en 1976, su tercer disco en 1977, ‘Nacimos para ser libres’ y en 1983 el Ente Público Radio Televisión Española lo contrata para desempeñar un papel de ciego, cantando algunas coplillas que desembocaría en un nuevo disco ‘Coplas del ciego’.

La fama ya de Pastor como autor y fiel vocero de la actualidad y de la sociedad era ya imparable. Así los años 80 tendrían algunos otros discos como ‘Nada es real’ o ‘Aguas abril’ con colaboraciones como las del también extremeño Pablo Guerrero. Los 90 nacen con un directo desde el ‘Teatro Romano de Mérida’. No podemos olvidar aquel formidable disco-libro ‘Diario de a bordo’ en el 96 y el disco-libro ‘Soy’ con colaboraciones tan preciosas como la de los brasileños Leo Minax o Chico César. Este último sería el productor de ‘Pásalo’ en 2004. Una oposición feroz a la guerra de Irak y al trío de las azores cruzaban cual perfume cada uno de los surcos de ese álbum necesario para toda una generación de jóvenes y no tan jóvenes. Después de éste, se recopilan todos los dúos con músicos como Pedro Guerra, Miguel Ríos, Joao Afonso, Dulce Pontes, Bidinte, Martirio o Bebe. ‘En esta esquina del tiempo’, publicado en el año 2006 y con textos del añorado escritor José Saramago supuso el último disco de la primera década del presente siglo. No sería hasta el pasado año 2012 cuando volviese a publicar con esa pregunta retórica ‘¿Qué fue de los cantautores?’. Harto está de la preguntita de marras y de las respuestas arquetípicas un Luis Pastor que ahora se acompaña, como hemos dicho, de su vástago y de su habitual Lourdes Guerra.

Página 1 de 43

Inicio
Anterior
1
Elfidio Alonso Quintero

PopUp MP3 Player (New Window)

Contacto

Los Sabandeños
Calle Capitán Brotons, 7
38201
San Cristóbal de La Laguna
Santa Cruz de Tenerife

Teléfono: 922.256297
Móvil: 629.102993
Fax: 922.315762

gerencia@sabandenos.com

prensa@sabandenos.com

facebook
PÁGINA OFICIAL

Síguenos en Twitter

Colaboradores

TOP